Errores de traducción famosos

Errores de traducción existen muchos y en todos los ámbitos. Todos hemos visto ejemplos de menús mal traducidos (a propósito o no), catálogos de viajes, señales o advertencias. Una de estas advertencias me pareció muy divertida, porque habían traducido una prohibición de entrar a la playa con bebidas alcohólicas como "Not allowed alcoholics drinks".

Pero estos errores van más allá. En el cine se han cometido errores que, hoy por hoy, no se pueden corregir. Es el caso del famoso condensador de fluzo en la película Regreso al futuro, que en el original es un "flux capacitor", que sería un condensador de flujo. Sea lo que sea, esta máquina no existe.

Siguiendo en el cine, tenemos una pésima traducción en Blade Runner, película de culto, como todos sabéis, y una de las mejores de la historia del cine. En un momento dado, Deckard, personaje interpretado por Harrison Ford, leyendo un periódico, dice: They don't advertise for killers in the newspaper. La traducción en la versión en español es No nos avisan contra los asesinos en el periódico, cuando en realidad lo que dice es No hay ofertas de empleo para asesinos en el periódico. No voy a pararme más, pero en contexto cambia muchísimo que se traduzca de una manera u otra. De hecho, Deckard sigue diciendo Ésa era mi profesión: ex-policía, ex-bladerunner, ex-asesino.

Pero no solo existen errores en el cine. Quizá el más famoso y manido en la literatura es uno de los tantos que aparecen en la Biblia: "Antes pasará un camello por el ojo de una aguja que entrará un rico en el Reino de los Cielos". La confusión se produce en el término camello. En griego antiguo, camello se escribía de forma muy similar a maroma (una cuerda gruesa o soga), que era el término correcto.

Otro error importante es la traducción de las palabras de Jesús en la cruz, que se han traducido "¡Dios mío, Dios mío! ¿por qué me has abandonado?", aunque el original dice Eli, Eli, lamma sabachtani!, cuya traducción correcta es ¡Dios mío, Dios mío, mi destino ha sido cumplido!.

Voy a seguir buscando errores. No lo había hecho antes, pero me está resultando entretenido.